fbpx
Menu
X
image

Terapia sexual

Para comprender los trastornos sexuales comenzaremos por conocer en primer lugar el ciclo de la respuesta sexual humana, es decir, los cambios que se producen en nuestro cuerpo como repuesta a una estimulación sexual; ésta se caracteriza por la consecución de un ciclo de 5 fases:

La fase de Deseo se caracteriza por la sensación de ganas, de apetencia que motiva y hace a una persona iniciar una actividad sexual; la estimulación va aumentando pasando a la fase de Excitación durante la se producen una serie de cambios debidos a la vasoconstricción, en el hombre la erección del pene y en la mujer la lubricación vaginal, los labios menores se abren, el clítoris aumenta de tamaño….; en la fase de Meseta aumenta la tensión sexual produciendo en la mujer un estrechamiento en la abertura vaginal, cambio en la coloración de los labios menores que aumentan de tamaño, el clítoris se retrae y en el hombre los testículos continúan en ascenso y en ocasiones se produce la liberación de líquido preeyaculatorio. Toda la tensión sexual acumulada en las fases anteriores se libera durante la fase de Orgasmo produciéndose en el hombre la eyaculación y en la mujer se producen contracciones rítmicas del útero, del tercio externo de la vagina y del esfínter anal. El ciclo finaliza con la fase de Resolución en la que los cambios ocurridos durante las fases anteriores vuelven a su estado de reposo.

Cuando el ciclo de respuesta sexual se ve alterado, o hay dolor asociado a la relación sexual, y esta disfunción aparece de forma recurrente y persistente provocando un malestar clínicamente significativo o dificultades interpersonales, podemos hablar de trastorno sexual.

 

Trastornos sexuales en hombres y mujeres

Tanto en hombres como en mujeres pueden aparecer trastornos debidos a una dificultad orgásmica, en ambos casos, y existiendo una excitación adecuada, bien hay un retraso o una ausencia de orgasmo.

Puede aparecer también en ambos un bajo Deseo Sexual caracterizado por una ausencia o déficit de apetencia sexual y de fantasías sexuales, hablamos entonces de “Deseo sexual Hipoactivo”.

El Trastorno por aversión al sexo se caracteriza por aversión y evitación de contacto sexual genital.

Aunque es más común en mujeres, también puede aparecer en hombres dolor genital asociado a la relación sexual, este tipo de trastorno se conoce como Dispareunia.

 

Principales trastornos sexuales en mujeres

  1. Trastorno de excitación sexual: ante una estimulación adecuada muestra incapacidad para obtener o mantener la respuesta de lubricación hasta la finalización de la relación sexual de forma persistente y recurrente.
  2. Vaginismo: una contracción involuntaria del tercio externo de la vagina hace imposibles las relaciones con penetración de modo que la mujer suele evitar ese tipo de contacto sexual.
  3. Anorgasmia: incapacidad para llegar al orgasmo tras una estimulación sexual adecuada.

Principales trastornos sexuales en hombres

  1. Trastorno de la erección en el varón: habiendo una estimulación adecuada aparece una incapacidad para obtener o mantener la erección hasta la finalización de la relación sexual.
  2. Eyaculación precoz: la eyaculación producida durante la actividad sexual en pareja sucede aproximadamente en el minuto siguiente a la penetración vaginal y antes de que lo desee el individuo.
  3. Eyaculación retardada: incapacidad para eyacular a pesar de tener un alto nivel de excitación sexual y una buena erección.

 

Terapia sexual

En ocasiones, el límite entre terapia sexual y terapia de pareja es bastante difuso; a veces durante una terapia de pareja se deberán abordar cuestiones relacionadas con la sexualidad y viceversa, en terapias sexuales se tendrá que trabajar con cuestiones de la relación, por esto es fundamental la colaboración y cooperación de ambos miembros de la pareja.

Con la terapia sexual el objetivo principal que se pretende conseguir es producir el cambio de una situación vivenciada como insatisfactoria, se debe centrar en potenciar el placer, la cercanía y la satisfacción propia y de la pareja. Otros objetivos que se pretenden conseguir son identificar, analizar y cambiar creencias erróneas y actitudes negativas ante la sexualidad; promover la eliminación de respuestas de ansiedad asociadas al funcionamiento sexual o a situaciones y acontecimientos asociados con las relaciones sexuales; asimismo, a nivel de pareja se pretende fortalecer la relación mejorando las habilidades de comunicación entre ambos y potenciando un clima de confianza y compromiso.

Entre los componentes de la terapia sexual, encontramos unos procedimientos básicos que suelen aplicarse en la mayoría de los trastornos sexuales, éstos son:

  • Información y educación sobre anatomía sexual, respuesta sexual humana, diferentes formas de relacionarse sexualmente, enfermedades de transmisión sexual y prevención, conocimiento para enriquecimiento de la conducta sexual…
  • Con la Técnica de focalización sensorial se pretende por un lado reducir la ansiedad ante el contacto sexual, aprender a dar y recibir placer sexual e incrementar la comunicación. Consistirá en utilizar las caricias para estimularse sin exigencias e identificar las sensaciones de bienestar y satisfacción.
  • Técnica del apretón o de compresión: se utiliza en casos de eyaculación precoz, la pareja estimula el pene hasta llegar a la estimulación previa a la eyaculación, en ese momento presiona el pene sobre la corona del glande y se consigue de esa forma retrasar la urgencia eyaculatoria.
  • Técnica parada-arranque: útil en eyaculación precoz y en el trastorno de excitación en el hombre. Consiste en la estimulación del pene por parte de su pareja hasta conseguir la erección, en ese momento se para la estimulación y se repite el proceso varias veces.
  • Ejercicio de Kegel: empleado en trastornos de excitación, orgasmo y en vaginismo, son útiles para ejercitar los músculos de los órganos genitales y a mejorar el tono muscular.

 

 

Caso ficticio

Ana María, de 34 años de edad, está casada desde hace 7 años. Acude a consulta por sentir incapacidad para excitarse al momento de tener relaciones sexuales con su marido. Refiere tener falta de interés o deseo en el sexo, tiene relaciones sexuales dolorosas, dice sentir dolor ardiente en la vulva o vagina al contacto en esa zona, presenta incapacidad para lograr un orgasmo, lubricación vaginal escasa durante el acto sexual y problemas en la relación. Nunca se ha tratado, últimamente se encuentra triste y deprimida.

La terapia irá orientada por un lado a conseguir que la mujer tome conciencia de su propio cuerpo, y reconozca sus respuestas afectivas, se le enseñará a relajarse y a realizar visualización de imágenes. Se abordarán al mismo tiempo los problemas de pareja trabajando y profundizando en habilidades sociales, de comunicación y de resolución de problemas. Es fundamental trabajar en educación e información sexual y en actividades de focalización sexual. Para potenciar el control de Ana María sobre los músculos pélvicos se le entrenará en la realización de los ejercicios de Kegel. Se elaborará un programa de entrenamiento en masturbación individual con el que se sentirá más libre explorando su propio cuerpo y centrándose en las sensaciones más placenteras sin sentir la presencia controladora de su pareja.

Sin tags definidos

Volver atrás

© 2020 Top psicólogos. PSICÓLOGOS DE PRIMER NIVEL EXPERTOS EN TU CASO

Call Now Button
Contacto
close slider





    * Campos obligatorios