fbpx
Menu
X
image

Fobia social

¿Qué es la Ansiedad, los Trastornos de Ansiedad y la Fobia Social?

La ansiedad es una respuesta fisiológica normal que experimentamos todas las personas. La función de la respuesta de ansiedad es prepararnos (de forma brusca) para poder afrontar un peligro mediante las respuestas de lucha o huida.

Ese mecanismo del que disponemos las personas y que tiene una función de ayuda a la supervivencia, a veces, aparece ante situaciones que no son realmente peligrosas. Esta respuesta de ansiedad, en situaciones en las que no es necesaria, se aprende, y, entonces estaremos ante un trastorno de ansiedad. Se le llama trastorno de ansiedad porque la persona que presenta estos comportamientos experimentará la ansiedad asociada a malestar con mayor o menor frecuencia en las situaciones que se hayan condicionado como “peligrosas”. Esto provocará malestar importante en la persona y puede llegar a afectar a su funcionamiento en las áreas importantes de la vida: trabajo/estudios, pareja/familia, vida social o actividades de la vida cotidiana. La ansiedad se ha convertido en disfuncional y es por esto que se le llama trastorno.

A los trastornos en los que la ansiedad juega un papel importante les llamamos trastornos de ansiedad. Los más frecuentes son: Fobia Social, Trastorno de Pánico/Agorafobia, Fobia Específica, Trastorno por Ansiedad Generalizada, Trastorno por Estrés Postraumático, etc. Hay otros trastornos del comportamiento en los que la ansiedad juega también un papel fundamental pero que, por diversos motivos, no aparecen en la actualidad en el apartado de Trastornos de Ansiedad del DSM-V (APA, 2013), y que son: Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), Hipocondría y Trastorno de adaptación por ansiedad.

En este caso vamos a explicar la Fobia Social.

¿Qué es la Fobia Social?

La Fobia Social se caracteriza por la experimentación de miedo o ansiedad al enfrentarse a situaciones sociales. La persona evitará las situaciones sociales que le provocan ansiedad. Los pensamientos más frecuentes en estas personas suelen ser: “Notarán que estoy nervioso”, “Pensarán que soy raro”, “Cuando me conozcan me rechazarán”, “Pensarán que estoy loco”, etc. Al componente cognitivo de la fobia social, es decir, los pensamientos negativos característicos de este trastorno, les llamamos “pensamientos de miedo a la evaluación negativa”. Así, esta creencia de que los demás van a notar que estamos nerviosos, nos van a rechazar o van a pensar que somos raros, juega un papel importante en el inicio y mantenimiento de la fobia social.

El siguiente componente de la fobia social es la respuesta de ansiedad que aparecerá en las situaciones sociales temidas o cuando la persona se anticipe a que tendrá que enfrentarse a una situación social (ansiedad anticipatoria). La respuesta fisiológica se manifestará por medio de cualquier síntoma o conjunto de síntomas de ansiedad. Los más frecuentes en fobia social son: rubor facial (enrojecimiento), sudor, temblor, aceleración del ritmo cardíaco, etc.

El tercer componente de la fobia social sería el conductual o motor. En este caso consiste en la evitación de situaciones sociales. La persona evitará las situaciones sociales siempre que le sea posible. Es característico de este trastorno la “evitación pasiva” esto consiste en que la persona puede que se enfrente a una situación social, por ejemplo, asistir a una fiesta, pero permanezca en dicha situación sin hablar con nadie.

La Fobia Social es un trastorno muy limitante para la persona que lo padece porque vivimos en una comunidad social y, por tanto, la interacción social es fundamental para poder desenvolvernos con eficacia en las distintas situaciones de la vida. Todas nuestras actividades implican situaciones de interacción con otras personas: trabajo, estudio, vida cotidiana, etc.

Hay que diferenciar la Fobia Social de la timidez, que es una conducta de inhibición social en algunas situaciones propias de finales de la infancia o principios de la adolescencia. La timidez va desapareciendo progresivamente, al ser un fenómeno evolutivo totalmente normal. La Fobia Social constituye un problema al causar elevado malestar en la persona que la sufre y al afectar al área de las relaciones sociales. Las personas con Fobia Social suelen presentar elevados niveles de ansiedad en diversas situaciones de la vida diaria porque es muy difícil evitar las situaciones sociales en una comunidad social.

Se habla de Fobia Social Específica cuando la ansiedad y las conductas de evitación afectan sólo a algunas situaciones sociales. En la Fobia Social Generalizada la persona experimenta ansiedad en la mayoría de las situaciones sociales.

La ansiedad aparecerá más con desconocidos y personas de autoridad que con familiares. También es normal que la ansiedad sea mayor ante la interrelación con personas atractivas del otro sexo.

 

Tratamiento psicológico de la Fobia Social

El tratamiento psicológico de la fobia social suele incluir distintos módulos: sesiones informativas sobre la ansiedad, programa de autoestima y asertividad, entrenamiento en habilidades sociales, técnicas de control de ansiedad y exposición gradual a las situaciones evitadas junto a terapia cognitiva dirigida a los pensamientos negativos que aparecen en dichas situaciones.

 

Caso ficticio

Dani acudió a consulta porque vivía en un estado continuo de ansiedad. Hacía meses que se encontraba con un estado de ánimo bajo. No tenía ganas de nada.

Ahora tiene 32 años. Recuerda que desde siempre ha sido muy tímido. Con 17 años tuvo que encargarse de exponer un trabajo en clase. Recuerda los días antes de la exposición. Experimentaba sudor, temblor… Se le aligeraba la barriga. Notaba náuseas.

Por fin, se le ocurrió una idea. El día antes de la exposición le dijo a sus compañeros que estaba enfermo, que había tenido que ir a urgencias. Así, consiguió no tener que exponer el trabajo en clase.

Pero a partir de ahí su vida cambió a peor. Evitaba quedar con amigos. Había veces que se cruzaba de acera para no tener que saludar a un conocido. Evitaba hablar por teléfono, ir al banco, pedir cualquier cosa a un amigo.

En la actualidad ha terminado los estudios. Trabaja de pintor con su tío. No obstante, reconoce que evita cualquier situación social. Solo con pensar en quedar con los amigos se le disparan los niveles de ansiedad.

Acude a tratamiento porque reconoce que tiene un problema, que su vida no es normal y quiere superar sus miedos y poder relacionarse con los demás con naturalidad.

Empezamos con las sesiones educativas. Se le explica qué es la ansiedad y cómo ha llegado a aprender a tener miedo ante las relaciones con los demás.

Comenzamos con las técnicas de control de ansiedad (relajación, respiración diafragmática lenta, etc.). A continuación centramos la terapia en la mejora de los niveles de autoestima y en el entrenamiento en habilidades sociales y asertividad.

La siguiente sesión la dedicamos a explicarle en qué consiste la exposición. Evaluamos los estímulos o situaciones que le producen ansiedad y los graduamos de menos a más.

Pronto estaremos enfrentándonos a los estímulos que ha evitado durante tanto tiempo.

En las sesiones que dedicamos a revisar cómo ha ido la exposición, aprovechamos para analizar los pensamientos negativos que le han venido a la cabeza al enfrentarse a dichas situaciones.

Por último, analizamos juntos cómo puede incrementar las situaciones sociales a las que se enfrenta, los contactos sociales, etc.

En las últimas sesiones, aunque hay veces en las que se encuentra nervioso, lo importante es que cuando tiene que relacionarse con los demás lo hace, con más o menos nerviosismo pero no evita ninguna situación social.

En los seguimientos tras el alta se percibe una evaluación continua, en el sentido de que cada vez se enfrenta a más situaciones sociales y cada vez la ansiedad ante las mismas es menor.

Daniel se encuentra mucho mejor de ánimo y su vida, gracias a su esfuerzo ha cambiado a mejor.

Sin tags definidos

Volver atrás

© 2020 Top psicólogos. PSICÓLOGOS DE PRIMER NIVEL EXPERTOS EN TU CASO

Call Now Button
Contacto
close slider





    * Campos obligatorios